lunes, 28 de mayo de 2012

Año de la fe

Un monumento que hay en Lourdes (Francia) y en el  que se resalta que encontrar la fe es más que encontrar la vista.
Buen recordatorio en este año de la Fe que se avecina

Una comunidad de Neocatecumenales de Santiago


Un grupo de  neocatecumenales de S.Cayetano en la plaza del Obradoiro en donde cantaron Visperas y dieron dos testimonios a la gente que se reunió a su alrededor.

sábado, 26 de mayo de 2012

Meditación ante las cadenas de S. Jerónimo Emiliani





Esta parroquia de S. Cayetano  tuvo el honor de tener expuestas por unos días de mayo de 2012,  las cadenas que sujetaron a Jerónimo en la cárcel de Castel Nuovo de Quero y que se las quitó la  Ss ª Virgen de un modo  verdaderamente milagroso, como el mismo nos cuenta y lo muestra un hermoso cartel colgado en la fachada de la parroquia.

Se necesita tener mucho amor para guardar 500 años esas cadenas que pudo tocar la Ssª Virgen y que ahora, después de tanto tiempo, podemos contemplar,  incluso tocar.

Estas eran unas  cadenas que humillaban al militar Jerónimo, le quitaban la preciada libertad y le impedían hacer el bien.
 ¡que fácil es pensar en otras cadenas invisibles que producen en nosotros los mismos efectos!.

Pongamos algunos ejemplos: el miedo, los respetos humanos, la ignorancia...cadenas que paralizan, arrinconan y callan,  impidiendo participar, con más o menos intensidad, en la historia.

Pero no terminan ahí las cadenas, hay muchas más como puede ser p.e.   una amistad que se convierte en prisión, una obsesión que centra todo en determinado problema o una visión negativa del mundo y de los  acontecimientos.

¿ Hay quien rompa o arranque esas cadenas? el salmo 107 dice "Yahveh los sacó de la tiniebla y de la sombra y rompió sus cadenas" y más adelante se dirige el salmista a Dios reconociendo su favor y le dice Tu, has soltado mis cadenas.


También la sabiduría libera.
Dice el lib. de la Sabiduría cap. 10:
"Ella (la sabiduría) no desamparó al justo, sino que le libró del pecado, bajó con él a la cisterna y no le abandonó en las cadenas..."

viernes, 25 de mayo de 2012

Un sacerdote mariano

El día 22 de mayo fallecía en La Coruña D. José Benito Daviña  Sainz, sacerdote de esta diócesis. Estuvo en esta parroquia de S. Cayetano como adscrito durante los años de su enfermedad, luego, cuando se puso peor, se fue a La Coruña.

Pude comprobar, en todo el tiempo que estuvo por aquí,  su grandísima devoción a la Virgen. Voy a contar algunos detalles.

Según me contaba un hermano, justo en el tanatorio,  había dicho hace tiempo que le gustaría morir en le mes de mayo por ser mes de María y así ha sucedido. Murió el día de Santa Rita en el mes de mayo.

Solía decir que los que teníamos devoción a la Virgen teníamos muchas ventajas a la hora de la muerte y sobre todo en el momento de entrar en el Cielo pues si S.Pedro ponía dificultades para entrar por la puerta,  venía la Virgen y te hacía entrar por la ventana.

Cuando llegaba a la parroquia venía siempre con el rosario en la mano, pues aprovechaba el recorrido para rezar muchos rosarios. A veces lo enseñaba y levantándolo decía que venía con el arma poderosa. En varias ocasiones llegó muy sofocado a la sacristía y yo le preguntaba que le había pasado, y me contó que unos jóvenes,  al pasar él,  blasfemaban y su reacción era decirle a la Virgen que no era por ella  ni por Dios y que les perdonara, pero luego hacía otra reflexión, para reparar y corregir, y decidía enfrentarse con aquellos jóvenes y se decía a si mismo para animarse a corregirlos: muero mártir,  pero defiendo a mi amo.


Comentaba, con gozo y como una providencia de Dios, que   en diversas parroquias en que estuvo sirviendo, le tocó de tener su confesonario delante una imagen de la Virgen a la que se encomendaba y a  quien miraba con gran cariño.

En las fiestas de la Virgen, animaba a las amas de casa a que tuvieran preparado un buen postre para ese día y así destacar la fiesta  de María.

La penitencia,  que ponía a veces,  era mandar dos besos a una imagen de la Virgen. Uno por ti y otro por mi, le decía al penitente.

Saludaba a todas las imágenes de la Virgen que veía por delante, las buscaba y jugaba consigo mismo a verlas desde lejos. Y cuando  se veía la luna llena se acordaba de María, Pulchra ut luna, hermosa como la luna, como dice la liturgia refiriéndose a la Ssª Virgen .

Fue con frecuencia a santuarios marianos en los que disfrutaba muchísimo y allí rezaba todas las oraciones marianas que conocía.

Como pueden verse, no son grandes cosas, pero a qué madre no le gustan todos esos detalles de un hijo.

martes, 22 de mayo de 2012

¿Por qué crees que Dios existe?

Esta es una pregunta que hice a varias personas que piensan y reflexionan, algo, al menos, y esperando iluminar a otros con sus respuestas sinceras,  y que, a lo mejor, están abiertos y buscando a ese Dios.

 Las respuestas son según la persona, cada una según su estilo y circunstancias, parece como si Dios fuera un pedagogo que se adapta a la persona para hacerse ver y entender.

Estas fueron algunas de las respuestas:

Una Señora mayor me dijo: Yo creo que Dios existe por la belleza que veo en las plantas y en los animales, sobre todo en los peces de todos los colores,  hermosísimos,  que recorren el mar. Y también las montañas altas que parecen castillos bien trabajados y que piden un arquitecto maravilloso. Alguien tuvo que hacer esas bellezas
También cuando miro las nubes del cielo que parecen de algodón y que flotan en el aire con formas caprichosas pero también llenas de belleza, me hacen pensar en un Dios creador y maravilloso..

Un casado joven con varios hijos, me dijo:
Hubo un tiempo en que yo no creía en nada y no quería saber nada con la Iglesia , incluso odiaba a los curas. Entonces me dediqué a todo lo que me apetecía, a la droga, al alcohol etc., y con el tiempo me veía más y más destruido, infeliz.
 Mis compañeros y amigos o habían muerto o se habían suicidado; estaba solo, no haciendo caso de mis padres. En esa situación tan dramática, con tanto sufrimiento y estando solo en mi habitación hice como una oración desesperada, un grito de auxilio  a mi manera y le dije a Dios: Dios si existes y me ves, ayúdame.
 En  ese momento sentí su presencia y invadió todo mi ser una gran paz que yo nunca había conocido.
 Ese fue el comienzo de mi vuelta a Dios que se fue completando con " casualidades":  Un sacerdote que me llama, unas charlas,  un gran deseo de obedecer... Y ahora estoy en la Iglesia, muy agradecido a Dios. Dejé la droga definitivamente y soy padre feliz de hijos.

Una señora joven, divorciada


También le pregunté por qué creía en Dios
Me contestó que creía en Dios porque la sacó del abismo de su pecado; nada  me salvaba, decía, ni el amor humano, ni el dinero , ni el trabajo, ni las más locas diversiones etc. todos eran falsos dioses que no podían salvar y no solucionaban para nada su vida desgraciada.
 Pero acudí a la oración, a Dios, pedí ayuda con todas mis fuerzas y pedí perdón en la confesión y  obedecí y Dios ha hecho en mi otra mujer, con dificultades pero ya con una vida nueva. Con la alegría de hacer el bien a otros desde mi propia experiencia de pecado. He comprobado que Dios si existe y que salva. A mi me ha salvado.

Un sacerdote
También me hice a mi mismo esta pregunta ¿yo, sacerdote, por qué  creo en Dios?

Desde niño experimenté que Dios era alguien importante en mi familia, se hablaba con El, se le pedía ayuda y estaba presente en diversos momentos del día. Se palpaba su providencia amorosa.

Luego viví su cercanía al experimentar que era un Dios misericordioso, perdonador. Me gustaba su  Palabra y las explicaciones imaginativas de mi párroco sobre la vida eterna.

Ahora ya de mayor, creo que Dios existe fundamentalmente porque creo en Jesucristo, de El me fío, sus palabras son verdaderas, sus milagros son suficientes para que le crea, en especial  su propia resurrección previamente anunciada y luego comprobada por tantos testigos ( más de  500 dice S. Pablo que estaban en su ascensión,  "muchos de los cuales viven todavía", dice en una carta)  que dan su vida por la verdad de lo que han visto y oído.

También,  mirando a mi interior compruebo que si hago el bien me siento gozoso, y, si hago el mal, me reprocha la conciencia y todo esto sin yo buscarlo y sin poder evitarlo. ¿Quien me lo pone ahí, en mi interior?

             ****        ********             **********                      *****************
Este dialogo está abierto ¿quieres tu añadir tu propia experiencia,  para que otros se beneficien?

miércoles, 16 de mayo de 2012

Mis ocho mandamientos. Reflexión de un secuestrado.

Ha salido un libro de José Pedro Manglano cuyo título es" 257 días" (edita Planeta), y es la magnífica historia del secuestro de Bosco Gutiérrez Cortina, un arquitecto mejicano. Ya había salido  en vídeo una conferencia dada por él, contando su propia historia ante un gran público, pero ahora sale este libro que se lee en dos días, pues tira mucho del interés por saber todos los detalles.

Quería resaltar unos consejos, que en pleno secuestro, en una angosta habitación con luz sólo en determinadas horas,  se da a si mismo y que pueden servir a mucha gente en situaciones de angustia. Él los titula  "mis ocho mandamientos", que leería con frecuencia.


  1. en primer lugar, como hijo de Dios, repítete a ti mismo que quien dispone y permite todo es Dios; siempre permite lo que más convenga. Y ten el valor, como hombre, de mantener tu palabra de cristiano y de amar la voluntad de Dios como venga.                                                                        EL SABE MAS QUE TU, y quiere lo mejor para ti. No le discutas.
  2. no puedes hacer nada más que esperar pacientemente. Durará lo que Dios permita.
  3. si sigues angustiándote, preocupándote y dándole  vueltas a la historia, sólo perjudicarás tu salud y saldrás hecho un neurasténico, con sobredosis de calmantes. No ayudarás en nada.
  4. aprovecha para rezar mucho, hacer actos de desagravio. Métete en las Escrituras, practica la mortificación  y el abandono, pide por tu familia, tu mujer , por tus hijos, por papá y hermanos, pero con visión sobrenatural.
  5. llénate de fe y esperanza pues cada día que pasa es un día menos.
  6. saca propósitos prácticos para ser mejor a tu regreso, en todos los ambientes: trabajo, familia, medio social y religioso.
  7. sé optimista, destierra los pensamientos negativos.
  8. que renazca a diario un nuevo propósito de volver a empezar y no te desesperes, piensa en cuanta gente sufre más que tú en este momento.¡calma, calma!                                                                       ¡acuérdate y da gracias por tanta gente que está rezando por ti!
Escribe también en su bloc esta oración:
Señor, que se haga tu voluntad y no la mía. Tu sabes lo que nos conviene. Yo no entiendo nada, mi perspectiva es muy limitada. No sé para que me quieres aquí más tiempo, pero sé que si Tú lo permites, es para bien. Y siendo así, aquí me tienes al pie del cañón. ¿quieres otro día aquí? nos lo echamos.¿Otro?,¡ pues otro!  Y así lo vamos llevando juntos.



martes, 15 de mayo de 2012

Jérôme Lejeune, un testigo de la fe

En este año vamos a mirar con calma a los testigos de la fe, para sentir su propio aliento en nuestra fe y así fortalecerla.

Uno de esos testigos es, sin duda, Lejeune un científico en defensa de la vida, del que dijo Juan Pablo II que era "un gran cristiano del S.XX"

Es considerado mundialmente el  padre de la genética y fue el que descubrió el origen del síndrome de Down, el trisómico 21. Con su trato y ciencia dio una gran confianza a los padres de niños con este síndrome y a los niños seguridad.

Baste contar lo que dijo Bruno un joven tratado por el Dr. Lejeune que en la catedral de Notre-Dame, cuando se  celebraba el funeral por el profesor , con voz alta y clara, en el momento de la oración de los fieles,  dice:
-gracias profesor por lo que ha hecho por mi padre y mi madre. A vd. le debo el sentirme orgulloso de mi.


Defendió en todo el mundo al niño no nacido: solía decir: "una sociedad que mata a sus niños ha perdido su alma y su esperanza".  Le atacaron de muchas maneras por la defensa -científica -de la vida y ante las afrentas decía con una sonrisa - como no lucho por mi, no me preocupa que se metan conmigo.


Cuando está enfermo y cercano a la muerte,  llama al sacerdote que le conforta con los sacramentos de la Iglesia y a quien confía que : "mire padre, nunca he traicionado mi fe".


Estas son unas pinceladas de su magnífica vida que pueden ayudarnos a una vivencia gozosa y valiente   de la fe.

miércoles, 9 de mayo de 2012

Pasó en Compostela

Pasó  en Santiago de Compostela.

Un señor mayor, que yo conozco bien,   fue al centro de la ciudad  a hacer unos recados y cuando iba  por una de las calles empedradas tan bonitas de Santiago llevaba uno de los zapatos con los cordones sueltos. Para un señor  de su edad  es costoso atarse los cordones  si no está sentado cómodamente o al menos si no encuentra un sitio para apoyar el pie. Por eso, aunque se daba cuenta del peligro, siguió andando.

Pues bien,  una señora lo vio , y se dio cuenta del peligro que tenía de caerse y sin pensarlo más le dijo: señor pare un momento que le voy a atar los cordones de su zapato y así lo hizo en plena calle.

Cuando me lo contó con admiración y agradecimiento el interesado, a mi me pareció conmovedora esa historia  y un magnífico ejemplo de ayuda sencilla a los demás, que guardo en mi memoria y pongo aquí para que tenga imitadores en cosas parecidas.

Sacerdotes y el Titanic

Washington, 16 Abr. 12 / 04:01 pm (ACI/EWTN Noticias).- A cien años del hundimiento del Titanic, son muchas las historias que salen a flote como la de los tres sacerdotes que por distintos motivos se encontraban a bordo del barco la noche de su hundimiento y ayudaron heroicamente a muchos pasajeros a subirse a los botes salvavidas y, en los momentos finales, acompañaron con los sacramentos y la oración a las víctimas del desastre.
El P. Juozas Montvila, sacerdote nacido en 1885 en Lituania, era el más joven de los tres presbíteros a bordo del transatlántico. Se dirigía a Estados Unidos para servir pastoralmente a las comunidades de inmigrantes lituanos en Nueva York o en Massachusetts. El presbítero fue sido prohibido de ejercer su ministerio católico en su tierra natal, en medio de la represión religiosa de los zares rusos.
De acuerdo al testimonio de sobrevivientes, el P. Montvila "sirvió su llamado hasta el fin", rehusándose a escapar, mientras ayudaba a otros pasajeros a alcanzar los botes salvavidas. El P. Montvila es considerado un héroe en Lituania.
Por su parte el P. Joseph Peruschitz , sacerdote benedictino alemán, viajaba a Estados Unidos para asumir el cargo de director de la escuela de preparación de los benedictinos en Collegeville, Minnesota.
Durante el viaje, y a semejanza de los otros dos sacerdotes, el presbíteroescuchó confesiones y celebró Misa cada día.
Según el testimonio de un sobreviviente que los divisó a la distancia mientras su bote se alejaba, en los últimos minutos de la tragedia, el P. Peruschitz junto al P. Thomas Byles dirigieron el rezo del Rosario junto a las víctimas que habían quedado a bordo, al tiempo que las olas llegaban a la cubierta.
El P. Thomas Byles viajaba rumbo a Norteamérica para presidir el matrimoniode su hermano, William. Al momento de la colisión del Titanic contra el iceberg que ocasionó la catástrofe, Byles se encontraba rezando con su breviario.
Todos los testimonios de los sobrevivientes coinciden en destacar el gran liderazgo y el valor demostrado por el sacerdote británico.
A las 2:20 de la madrugada del 15 de abril, la hora en que se hundió completamente el barco, el P. Byles, rezó el Acto de Contrición junto a los fieles que permanecían de rodillas junto a él, y les dio la absolución general.
Una historia particular es la del P. Francis Browne, quien viajó a bordo del Titanic pero como seminarista jesuita y se libró de la tragedia. Pese a que una pareja de millonarios que conoció en el barco se ofreció a pagarle el viaje a Nueva York, su superior le ordenó que abandonara la nave en el último puerto europeo en el que se detuvo el Titanic, antes de dirigirse a Estados Unidos.
"Salga de esa nave" reza claramente el telegrama que recibió el P. Browne y que debido a su "santa obediencia", lo salvó de la catástrofe. El sacerdote jesuita mantuvo esa nota en su billetera hasta el último de sus días.
Sin embargo, durante el poco tiempo que estuvo al interior del Titanic, el entonces joven seminarista, aficionado a la fotografía, retrató el estilo devida de los pasajeros y la tripulación del transatlántico.
El P. Browne sirvió luego como capellán de las fuerzas irlandesas durante la I Guerra Mundial, demostrando gran valor, lo que le fue recompensado con varias condecoraciones, entre ellas la Cruz Militar.
Recorrió pastoralmente toda Irlanda y Australia, fotografiando todo a su paso. Al momento de su muerte, en 1960, sus imágenes sumaban 42,000.
El P. Edward O’Donnell, compañero del P. Browne, sacó a la luz sus fotografías olvidadas y las calificó como un "equivalente fotográfico al descubrimiento de los pergaminos del mar muerto".

martes, 8 de mayo de 2012

Presentación de confirmandos a la Comunidad y a María

El domingo, día de la madre, tuvimos una jornada gozosa presentando un buen grupo de jóvenes de confirmación a la Comunidad, reunida en misa de 12, y a la Ssª Virgen  Madre de Dios y  nuestra.

La ceremonia consistió en llamar uno a uno a los confirmandos,  que fueron colocándose en el presbiterio y,  cuando ya estaban todos, fueron presentados a la comunidad para que los conocieran y rezaran por ellos  pues se van a confirmar , si Dios quiere, el día 9 de junio.

Luego se los presenté a la Ssª.  Virgen. Teníamos allí un hermoso cuadro antiguo del Corazón de María con flores frescas que regaló eses día una madre,  y fui diciendo sus nombres a María y pidiendo algo para cada uno, lo que me venía a la cabeza, confiando en el Espíritu Santo para acertar en la petición.

 A continuación  bendigo unas crucecitas y las entrego a  cada uno con una oración de la liturgia en donde se le dice que reciba ese signo del amor de Cristo y de nuestra fe y  que hable de Cristo crucificado,  fuerza de Dios y sabiduría de Dios. Luego se fue cada uno a su sitio para continuar la Santa Misa.

Esta ceremonia tiene antecedentes en la Biblia pues Juan presenta a Jesús a sus discípulos;  Dios mismo, el Padre,  presenta a su Hijo a los que estaban en torno a él en el bautizo en el río Jordán ;" este es mi Hijo muy amado". La Virgen presenta al Niño Jesús en el templo, es uno de los misterios del rosario, y Jesús desde la Cruz presenta a  Juan a la Virgen bajo un aspecto nuevo.

miércoles, 2 de mayo de 2012

Para fortalecer la Fe: la confesión

De una entrevista a Mons. Rino Fisichella

3. Con el Año de la Fe, se espera revitalizar la tradición cristiana, en particular de Europa. ¿Cómo puede la juventud cristiana contribuir a la Nueva Evangelización y mostrar la luz de Cristo y la belleza de su mensaje entre la JMJ de Madrid y la JMJ de Río de Janeiro?

La JMJ de Madrid ha sido un regalo de Dios para la Iglesia; Benedicto XVI lo definió como “una medicina contra el cansancio de creer”.

 A los jóvenes ahora toca continuar este entusiasmo en la vida de todos los días.

Recomendaría no descuidar un sacramento muy importante para nuestra vida cristiana, que es la confesión. En ella tomamos no sólo conciencia de nuestra fragilidad, sino sobre todo de la misericordia y el amor de Jesucristo. 

Y también tomamos conciencia de que no estamos sólos: ¡pertenecemos a una comunidad que aún con mis errores me considera parte suya! 
  

martes, 1 de mayo de 2012

Vete a mi Madre

Tuvimos una reunión de jóvenes - la tenemos todos los meses  en la parroquia- y después de adorar un rato al Santísimo Sacramento, solemnemente expuesto sobre el altar,  fuimos a una sala en donde escuchamos testimonios de encuentro con Dios.

Pues bien,  una joven dio su hermoso testimonio desde el agnosticismo a  la fe y al encuentro con Jesús en la oración. Fue un corto recorrido a través de circunstancias que parecían no le iban a llevar a buen puerto ( testigos de Jehová, libro de Mormón etc.) pero Dios a veces se vale de caminos extraños para acercar a las almas a El.

 Ella estaba encantada con Jesús, su gran amor, y le parecía que ya no le hacía falta nada más. Pero un día en la oración oyó que Jesús le decía: Vete a Mi Madre, busca a María y encuéntrate con ella. Ella entendió que Jesús veía como beneficioso para ella,  el ir a María y quererla , y que la quería católica (los católicos tenemos una gran amor a María la criatura más amada por Dios) tal como había sido desde niña aunque luego se  abandonase.

Quizá sea una buena decisión en este mes de Mayo: ir a María y ella nos dará a Jesús de un modo pleno y fácil. El encuentro con María termina en un encuentro magnífico con Jesús. Cuanto más mariano, más cristiano.