martes, 30 de septiembre de 2014

Algunas historias en torno a la beatificación de Álvaro del Portillo




Uno  de los autobuses que salieron de Santiago y Galicia fue el nuestro. Salimos después de Misa en la capilla de S.Roque,  rumbo a Madrid. Como el  viaje lleva su tiempo tuvimos la oportunidad de hacer algunas normas de piedad en el camino. Meditación, rosarios, y una amplia explicación  que hizo D. Jaime López Ramón sobre la figura de D.Álvaro.

En el hotel se nos acercó un guardia civil de tráfico que nos preguntó que pasaba en Madrid pues les habían avisado, de la noche para la mañana,  a  centrarse en esa beatificación. Durante el viaje tuve varios sms de seminaristas del Bidasoa para ver de encontrarnos en Baldebebas, lugar de la beatificación,  cosa que luego se vio imposible dado el gran número de concurrentes y la dificultad en moverse.

Miguel Mallo a quien le celebramos su santo
El día de la beatificación tuvimos que madrugar y a pesar de los planos y videos que nos dio la organización nuestro conductor tuvo que pedir auxilio a un taxi que nos fue guiando hasta las cercanías. Nada más llegar,  vimos riadas de gente, era una especie de tsunami pacifico en donde cada uno tenía destinado su sitio y allí se dirigía.

Daba gusto ver a los voluntarios que estaban extendidos por la zona de aparcamientos hasta el lugar de la Misa. Eran  jóvenes, bien vestidos y que rezumaban alegría. Dispuestos a resover los pequeños problemas de los asistentes.

pic-nic al terminar la beatificación
Ya situados en nuestro ssitio,  vimos gente de todos los lugares y colores. A mi alrededor había gente de Paraguay, de Africa etc. Lugo vimos japoneses, de India…se repetía lo de los hechos de los apóstoles, partos, medos, elamitas, de Bitinia. Destacaban por su elegancia y colorido las africanas. Sólo de Nigeria vinieron 600 personas de color. Asi nos lo contó un sacerdote que los acompañaba y ayudaba.

Yo concelebré en la capilla 10 y como era la última concelebración consagramos unos 80 copones llenos de partículas. Le decía al Señor allí presente realmente que le esperaban corazones limpios y enamorados y cuando di la comunión le volvía a decir, Señor aquí los tienes mira que majos y como te quieren.
Tertulia después de comer
La alegría y la unión eran patentes. Los sacerdotes que allí estaban eran más bien jóvenes, se les veía alegres, rezando el rosario en la larga espera o leyendo el oficio de las horas. En una familia que estaba con sus niños, una niña de 7 años se pasó rezando todo el rato, y, cuando salió la imagen de D. Álvaro en la pantalla, se echó a llorar.

Llamó a todos la atención el silencio que se produjo ya al comienzo de la Misa y luego como todos a la hora de la consagración se pusieron de rodillas en el duro suelo. Toda la Misa fue solemne y devota y la intervenciones una auténtica siembra del  Espíritu Santo.

La retirada fue pacífica,  aunque algunos se perdieron y no encontraban su autobús, eran   ovejas perdidas que luego el respectivo pastor las llevó al redil que era el grupo y su autobús.


Luego salimos en dirección a Fátima. Allí, en Fátima, tuve un encuentro providencial.

 Pasaba,   en una silla de ruedas con motor, un señor de unos 50 años;  cuando pasó a mi lado le di una bendición y se paró. Me dijo que era sacerdote.

 Estaba pasando unos días en Fátima y era del norte de Italia. Le ayudé a acomodar una mantita y a ponerse una cazadora. Me dijo que había que ser todo de Dios, pero todo. Me contó que él se había convertido en aquella plaza y que luego se hizo sacerdote. Luego añadió que lo importante lo hace Dios por eso había que estar unidos a Él y secundar sus luces. Nos prometimos mutuas oraciones y  se despidió con mucho afecto. Iba a ver de cerca la procesión con el Santísimo que salía en aquel ínterin.

Fui a la Capilla del Santísimo y a la de confesiones. En ésta hablé con la religiosa que ayuda a resolver las dificultades de los penitentes y pone un poco de orden.

 Le pregunté si había milagros y me dijo que muchos y los principales eran allí: milagros espirituales de vuelta a Dios. Después de esos milagros mucha alegría, no en vano se le llama a la confesión el sacramento de la alegría.

 Me pidió que la encomendara pues es un trabajo que agota.

En Fátima vimos una magnífica exposición de belenes en los locales de la parroquia. Eran belenes de todo el mundo en especial de Portugal, muy originales y bien iluminados y decorados. Mucha gente los estaba viendo.
Un grupo de S. Juan

El Cardenal Angelo Amato resume el mensaje de D.Alvaro diciendo que hemos de ser santos con una santidad amable, misericordiosa, afable,mansa y humilde .

Habla también  del aroma agradable de la santidad que contraresta y purifica los miasmas de muchos vicios...

Comimos al regreso, en un restaurante de Bon Jesus, un rico bacalao y luego fuimos a visitar el santuario  de la Virgen de  Sameiro en donde vi anunciado en un gran cartel,  un año de extraer las consecuencias sociales de la fe (2014-2015).

Santuario de Sameiro

miércoles, 24 de septiembre de 2014

Conmigo, puede contar


Así me dijo el monaguillo, Pablo, un niño de 11 años que me ayudó a la S.Misa con su túnica blanca y ayudado, a su vez, del veterano Ricardo, que le iba enseñando.

Al llegar a la vuelta de la Misa a la sacristía iba a subir a quitarse la túnica, pero volvió sobre sus pasos, me miró y dijo: Conmigo, puede contar.

Tal vez captó que yo había pedído colaboración a los feligreses,  en  este tiempo que ya es difícil encontrar esa buena disposición en algunos.

Pablo el dia de su Primera Comunión


Aunque parezca de poca importancia,  ese ofrecimiento de un niño, sin embargo me parecíó como si el Espíritu Santo me dijera que no me preocupara, pues Él movería los corazones y tendría con quien contar.

martes, 23 de septiembre de 2014

En la Catedral de Santiago




Los lunes voy a la catedral a un encuentro con peregrinos. Es a última hora de la tarde. Con los peregrinos hacemos una oración itinerante. Quizá, por este año, esta ha sido la última oportunidad que lo hago, pues ya empiezan  a escasear los peregrinos en octubre.

En esta ocasión estaban peregrinos de Zaragoza, Valencia, Ecuador en incluso una joven de Chicago que no entendía mucho,  pero estuvo a todo.

Comenzamos por la capilla de la comunión o del Corazón de Jesús. Agradecemos   a Jesús su presencia real   y meditamos sobre la Ssª Eucaristía. Allí hay una frase en latín  venite  ad me omnes…: venid a mi todos los que estáis cansados y agobiados que yo os aliviaré. Palabras que dan para un comentario. Es bueno saber que alguien nos llama y promete ayuda.

Luego se comenta el corazón en llamas y coronado por una cruz, lo mismo que las palabras del evangelio allí escritas:  “Tanto amó Dios al mundo que le dio a su Hijo unigénito”. También hay en la misma capilla una imagen de  la fe con el cáliz y la hostia y una columna al lado. Se presta para hablar de la confianza en Dios y la seguridad que nos da la fe.

Después se pasa a la cripta en donde presentamos nuestras peticiones al Apóstol. Allí dejamos en sus manos a tantas personas por las que tenemos que pedi. Algunos hacen su petición en voz alta.

Nuestro recorrido  va luego por la puerta santa que es explicada y también  vamos a la capilla del Pilar. Allí hacemos nuestra oración con el Apóstol Santiago que agobiado y desanimado es consolado por María. 

Buen camino es siempre María. En esa misma capilla están santo domingo de Guzmán y Santo Tomás. Que dan pie para explicar la importancia de la formación.

Y ya por  último al Pórtico de la Gloria   en donde nos unimos interiormente a los peregrinos de tantos sitios que allí, ante el parteluz que contiene la genealogía de Cristo, hacen un acto de fe: yo creo, yo creo, yo creo.
 
Al final bendición  y foto.

sábado, 20 de septiembre de 2014

Rezar, rezar, rezar...




Tengo un amigo, casado y con hijos que tuvo una conversación con un sacerdote sobre las vocaciones.

 El sacerdote se quejaba de la falta de vocaciones a pesar de moverse y de poner avisos en internet etc.

 Mi amigo le dijo que el secreto era estar de rodillas ante el sagrario  y pedir  mucho,  mucho. Llegó a decirle que para todo era necesario rezar, rezar y rezar.

El sacerdote dijo varias cosas confusas aunque aceptó que eso sí era necesario.

Conocí a unas religiosas contemplativas que se estaban quedando en cuadro y ya mayores. En un encuentro en el locutorio les pregunté que estaban haciendo para conseguir vocaciones y me dieron una respuesta sorprendente. En el oficio de  vísperas rezamos una de las preces pidiendo vocaciones. Yo pensé para mí que con aquello no iban a conseguir mucho del Señor que quiere que le insistamos.

Jesús mismo nos da ejemplo pues dedica tempo a la oración, noches en oración, madruga para ir a lugares solitarios y rezar y a veces exclama invocaciones al Padre. Luego visita ciudades y aldeas,  llama a jóvenes para que le sigan y los forma, y, finalmente da la vida.

jueves, 18 de septiembre de 2014

El rosario de Guadalupe

Nuestra Señora

No pude estar en este tradicional rosario de Guadalpe que viene haciéndose ya desde el  S. XVIII, pero tengo unas fotos de la preparación,  que aquí pongo.

Lo acompañó un seminarista y cantó la coral Puentemantible. La celebración fue presidida por el P. Luis López Castelo, Somasco.

Parte de la comisón.


martes, 16 de septiembre de 2014

Una procesión con empaque



cuatro hermanos. Son el futuro.

Nunca había asistido a la procesión de la Virgen de Belén. No es antigua como otras, pero es una procesión bien  hecha y ejemplar. Una manifestación  externa de amor a María.

Por lo de pronto, no fue  improvisada,  pues el organizador de muchos años, Juan Rey Guerra, con meses de anticipación me dio una nota escrita con los días de la novena y como se procedía en  el día de la fiesta. Es de agradecer ese interés.

Los portadores de la imagen y el  grupo de tambores,  e incluso los que llevaban los ciriales y la Cruz,  iban todos con túnicas azules y fajín rojo. Eran gente joven y alegre, muchos ya obreros y algún que otro estudiante.

El grupo de tambores, unos  15, iban delante de la procesión  bien acompasados, luego el estandarte y, al final,  la Virgen de Belén muy bien adornada con flores de la casa Fina,  abundantes y esplendidas. Detrás de todo iban los gaiteros tocando sin descanso. Esa era nuestra oración a través de la música.

Jóvenes trabajadores del barrio
Acompañaron toda la procesión “os fogueteiros” que echaban cohetes según las discretas indicaciones de Juan Rey. A mí me parecían  aleluyas en honor de  la Señora. Todo discurrió con tranquilidad y orden y, sobre todo, con amor público a María.

El estandarte lo han llevado Severino González  Mahía y lo acompañaron Joaquín Rivas y  Pablo Gopnzález Franco.

A la procesión asistió un buen grupo de feligreses con sus velas y muchos llevaban sus niños pequeños. Ese es también un modo de transmitir la fe,  participando en celebraciones cristianas (Benedicto XVI).
La Misa la cantó la coral de la parroquia dirigida por  el maestro de música Germán González.

Fue un día mariano y de marketing de la parroquia. Gracias a Dios y  a María.
 Pongo fotos de los participantes. Sigue mirando hasta el fondo.

Con los tambores.



Con toda seriedad

sábado, 13 de septiembre de 2014

Estuve en la Asamblea Diocesana

Antes de la Asamblea
En el Seminario menor se reunió un año más la Diócesis  con su obispo en Asamblea general. Fue a las 10 de la mañana en la capilla convertida en un gran salón.

Alli había fieles de diversas parroquias y asociaciones. Vi miembros  de la Adoración Nocturna , de la Legion de María, Misioneras de la caridad, monjas de diversas familias etc.La mayoría era del entorno de Santiago, pero también de Duyo,  A Coruña, Pontevedra,  San Xenxo y otros lugares de la diócesis.

Saludó el Sr. arzobispo con voz clara y dijo entre otras cosas: Que busquéis, que  encontréis y  que améis a Jesucristo. Animó a difundir el espíritu cristiano  en todas las actividades humanas,y, luego, habló del Sínodo en el que puso tanto interés desde el principio y que quiere que sea  un camino para los próximos años.

José Antonio Seoane en su actuación
 Habló de la necesidad de evangelizar el mundo digital e invitó a examinar la calidad de nuestra pertenencia a la Diócesis que es parte de esa presencia nueva de Jesucristo entre nosotros. Animó a tener amor a la diócesis con una caridad discreta.
Para más detalles:  ver Pastoral Santiago.

Luego habló D. Luis Otero Outes glosando la parábola del buen samaritano y aplicándola palabra por palabra a la situación de hoy y la aportación que puede hacer el sínodo diocesano.

Entre otras cosas dijo que el sacerdote y el levita pasaron de largo porque no amaban . De ahi concluyó que hay que amar al hombre de hoy, a la parroquia y así nos responsabilizaremos...

Luego hubo reunión por Vicarías con  un diálogo centre los asistentes y unas propuestas.
Se terminó con  una oración en común.